Dios nos vigila, pero no es el único…

P1000158
Estudiar en un colegio religioso en España en los años sesenta tenía sus cosas, una de ellas era la dosis de culpabilidad que nos tocaba a cada cristianito por obra y gracia de la educación del momento. Dios lo veía todo y vivir en su gracia era algo que tenía todo menos gracia.
Esta mañana paseando por la playa en mi amado odiado Benidorm me encuentro con este anuncio en una tienda de la playa de poniente que me ha recordado los tiempos en que dios no paraba de machacarnos desde las alturas a todas horas.
Cosas de la memoria, la mala conciencia y la edad.

Anuncios

About enrique algarra

fotógrafo, profesor de fotografia en la EASD de Valencia de 1985 a 2018 En 2017 publiqué mi primer libro "Eclipse"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: